• Alexandra Maria

¿Qué es el CORE y por qué es importante fortalecerlo?

Seguramente habrás leído u oído hablar del CORE y das por hecho que se refiere solamente a la zona abdominal, sin embargo es mucho más que eso.


CORE es una palabra en inglés que significa núcleo o centro, y se utiliza para nombrar toda la zona muscular que envuelve el centro de gravedad de nuestro cuerpo. Lo encontramos justo debajo del ombligo y se compone de los músculos abdominales (transverso y recto), lumbares, oblicuos, el suelo pélvico, el diafragma, los glúteos y la musculatura profunda de la columna. Este conjunto de músculos son los encargados de sostener nuestro cuerpo, junto con la espina dorsal, y de ellos obtenemos la fuerza para movernos. En consecuencia, el CORE es nuestra faja abdominal, un corsé formado por músculos y es el componente clave en la constitución de un cuerpo fuerte y sano, ya que es el encargado de la mayoría de los movimientos tanto deportivos, como cotidianos.



¿Por qué es importante fortalecer estos músculos? ¿Qué funciones cumplen?


Los músculos abdominales actúan de escudo y esqueleto de los órganos internos, algo fundamental para esta zona desprotegida por la ausencia de estructura ósea, nos ayuda a respirar correctamente y sirven como apoyo postural. Los músculos de la cadera nos aportan estabilidad para realizar los movimientos básicos del día a día, mientras que los músculos de la espalda baja son los encargados de mantener una postura correcta.


Como puedes ver, las funciones de este grupo muscular van mucho más allá de lucir un buen abdomen en una foto. Hablamos de estabilidad, de fuerza, de corregir postura con el fin de evitar lesiones o dolores tan comunes como la lumbalgia. Si pasas muchas horas al día sentado delante de un ordenador o te duele frecuentemente la espalda, ejercitar estos músculos te ayudará a eliminar las molestias.



Beneficios de un CORE bien fortalecido:

  • Es el centro de gravedad del cuerpo - hace de enlace entre el tren inferior y el tren superior y, por lo tanto, es la clave para desarrollar el equilibrio, la estabilidad y la coordinación de todo el cuerpo. Por ejemplo, cuando corremos, nunca tenemos los dos pies en el suelo al mismo tiempo, por lo que nuestro cuerpo necesita que la musculatura del CORE sea capaz de ayudarnos a mantener el equilibrio y no caernos, al mismo tiempo que nos aporta estabilidad y coordinación en los movimientos.

  • Mejora la respiración – teniendo un CORE fuerte, conseguimos expulsar todo el aire de nuestros pulmones, evitando que quede en ellos aire pobre y dejando espacio para mayor cantidad de aire limpio.

  • Equilibra la postura y reduce el riesgo de lesiones - El CORE es el responsable de controlar una postura adecuada en reposo y sobre todo en movimiento. Al mejorar la postura se reduce el riesgo de hernia discal y degeneración vertebral. Además, una correcta postura nos ayuda también a favorecer la respiración ya que se consigue una óptima apertura de las vías respiratorias reduciendo al mismo tiempo la posible y perjudicial hiperpresión que la cavidad abdominal pueda ejercer sobre el suelo pélvico.

  • Quema la grasa de la zona media y nos ayuda a tener un abdomen tonificado, sin tener que recurrir a los clásicos abdominales de gimnasio, con variaciones donde los estabilizadores de la columna trabajan de forma más intensa.

  • Alivia el dolor de espalda - estudios científicos muestran que cuanto más fuerte tengamos el CORE, menos dolor de espalda se padece y cuando se tienen el dolor en la zona lumbar el entreno controlado del CORE lo alivia.


¿Qué pasa si no hay un buen funcionamiento del CORE?


Cuando el CORE no hace un trabajo correcto, el organismo puede empezar a desarrollar diferentes problemas. Las patologías más comunes tienen que ver con la estabilidad de la zona lumbar: lumbalgias y ciáticas, y del suelo pélvico: incontinencia, prolapsos, dolores genitales o pinzamientos nerviosos.


¿Cómo fortalecer el CORE con el Pilates?


El Pilates es un sistema de ejercicios diseñados por Joseph Hubertus Pilates en el siglo XX, que promueve la salud física y mental. Actualmente, se practica en todo el mundo, y son ejercicios lentos y suaves que buscan reeducar el cuerpo en los hábitos posturales saludables. Por otra parte, los ejercicios de Pilates suelen ser controlados y cortos, lo que minimiza el riesgo de lesión. Aunque muchas personas creen que el Pilates es una disciplina poco demandante, realmente se requiere mucho control y fuerza para realizar correctamente los movimientos y hay muchos niveles de intensidad en los ejercicios.


En Pilates al CORE se le llama POWERHOUSE o “Centro de energía” y el Método Pilates se centra en fortalecer la franja abdominal, por lo que la mayoría de los ejercicios van destinados a ejercitar sea los abdominales o la espalda baja. Normalmente, estos ejercicios se acompañan de movimientos de fortalecimiento de los brazos y piernas, lo que hace que esta práctica sea realmente completa.


Como decía Joseph Pilates: “En 10 sesiones notarás la diferencia, en 20 sesiones verás la diferencia y en 30 sesiones tendrás un cuerpo nuevo”. Esto resume en una sola frase, que quien practica Pilates con regularidad, consigue tonificar todo su cuerpo, fortalecer el centro de energía (CORE), aumentar su flexibilidad y mejorar la postura.


En nuestras clases semi-privadas de Pilates con máquinas, te enseñaremos como activar mediante la respiración todos los músculos que componen el CORE, y gracias al plan de ejercicios guiado por nuestros profesionales certificados en el Método Pilates, vamos a reeducar tu cuerpo a una postura correcta, adaptar tus hábitos a ella, eliminar todos los dolores y conseguir una enorme sensación de bienestar.



51 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¿Quieres estar informado de todo lo que

pasa en Singular Home of Pilates?