top of page

5 consejos para retomar la rutina de entrenamiento

Las vacaciones, los niños sin colegio, una lesión, un problema médico, la maternidad o la desmotivación son algunas de las principales razones por las que las mujeres solemos dejar de lado la actividad física.

Y cuanto más tiempo pasa, más difícil es retomar el ejercicio. ¿Verdad?

Como excusas hay varias, y todas tenemos la suficiente imaginación para crearlas, hoy me gustaría darte algunos consejos para retomar un estilo de vida más saludable. ¿Estás preparada? ¡Toma nota!


1. Comienza a entrenar poco a poco


Lo primero de todo, la vuelta a los entrenamientos debe ser progresiva. Hayas parado mucho o poco, si antes de este último parón tu forma física era inmejorable, ahora seguramente no será igual. Es decir, aunque estuvieras levantando pesos máximos en el gimnasio o corriendo a un ritmo increíble, no puedes empezar directamente por ahí.

¿Por qué? Porque tu estado físico ahora mismo no es el mismo, por lo que en este momento no tienes la capacidad para mantenerte en esas marcas e intentarlo puede suponer un riesgo de lesión.

Así, sea cual sea tu actividad física favorita o tu nivel previo, a la hora de retomar los entrenamientos tendrás que comenzar casi por el principio, aunque la progresión será mucho más rápida. Es mejor quedarte por debajo de tu capacidad para poder graduar y aumentar la intensidad y evitar el colapso de tu organismo.


2. Trabaja la fortaleza mental


Tu mente juega un papel primordial en cualquier ámbito de tu vida, ya que es la encargada de decirte lo que puedes o no hacer. En el ámbito deportivo también sucede así, ya que ante cualquier esfuerzo físico, es crucial tener una buena forma mental.

Tras un parón durante mucho tiempo, volver a hacer deporte precisa de un gran esfuerzo y constancia. Esto es a lo que te enfrentarás seguramente :

  • No quieras recuperar el tiempo perdido con entrenamientos a una intensidad muy elevada. Esto favorecerá la aparición de lesiones e impedirá que las articulaciones y los músculos puedan adaptarse bien a los esfuerzos físicos.

  • La desmotivación es uno de tus mayores enemigos. No rendir tal y como lo dejaste puede hacerte abandonar. En este sentido, debes ser consciente de que, aunque no será como comenzar desde cero, tendrás un buen camino que recorrer hasta recuperar tu condición física.

Las personas que no tienen constancia en la práctica deportiva conocen muy bien esta sensación. Por este motivo, la motivación es un pilar fundamental tanto a la hora de entrenar por primera vez, como para retomar la actividad física tras un parón.


3. Proponte objetivos realistas


Volver a practicar una actividad física tras un largo período de descanso implica un reajuste de tu plan de entrenamiento. Y una de las primeras cosas que debes hacer es marcarte un nuevo objetivo dentro de un plazo prudente.

Mi recomendación es que el primero de estos objetivos sea recuperar la condición física anterior. ¿Cómo debes hacerlo? Establece un volumen de entrenamientos con una intensidad y frecuencia adecuadas a tal efecto.


4. Descansa


Una buena planificación deportiva debe incluir períodos de descanso. Si quieres recuperar tu forma física cuanto antes, no te olvides de esto, ya que podrás alcanzar de forma más rápida tu objetivo.

La razón es que, durante las pausas, el organismo repara los daños que se producen con el ejercicio. Es decir, se ajusta o se prepara para los esfuerzos a los que le sometes y puede hacerles frente con efectividad.

En este punto, es muy importante tener en cuenta el denominado principio de supercompensación. Este principio está relacionado con la carga de trabajo que realizas en los entrenamientos, la recuperación y el descanso posterior a estos.


5. Combina trabajos de fuerza con ejercicios aeróbicos


No importa cuál sea tu deporte principal, tu cuerpo va a necesitar trabajar todas las facetas deportivas tras un tiempo de inactividad.

Pero ¿qué vas a conseguir combinando trabajos de fuerza con ejercicios aeróbicos?


Los trabajos de fuerza te va a ayudar a:

  • Mejorar tu aspecto exterior.

  • Trabajar fibras musculares que no utilizas durante el ejercicio aeróbico.

  • Fortalecer articulaciones y músculos que son esenciales en las actividades aeróbicas que practiques.

Gracias al ejercicio aeróbico, podrás:

  • Mejorar tu rendimiento en determinados ejercicios.

  • Perder la grasa acumulada durante el periodo de inactividad.

  • Reforzar el sistema cardiovascular, que también se habrá desentrenado durante este tiempo.

  • Mejorar tu condición física para poder practicar actividades de intensidad elevada, como, por ejemplo, el HIIT.


Sobre todo, no te olvides de ser amable contigo. No te presiones ni te agobies. ¿Verdad que durante el verano te has dedicado a fluir y dejarte llevar? Pues intenta mantener esta actitud y verás como poco a poco y sin darte cuenta todo vuelve a la normalidad.


Si quieres descubrir más consejos de salud y bienestar, estate atenta a todo lo que compartimos a través de las redes sociales o apúntate a una CLASE DE PRUEBA y ven a conocernos.






Commenti


¿Quieres estar informado de todo lo que

pasa en Singular Home of Pilates?

bottom of page